Estereo Amor | Porque el Amor es Asi…

Polémico acuerdo entre Iglesia y Estado firmado en medio de preocupaciones por la reforma constitucional

Nicole Quilter

Justo antes del fin de semana de Navidad, les contamos sobre el Acuerdo Iglesia/Estado que se firmó, que esencialmente analiza la Supremacía de Dios que será consagrada en la Constitución de Belice. El acuerdo comprende diez puntos esenciales que describen los valores y compromisos compartidos del gobierno y las comunidades eclesiales. Love News entiende que el acuerdo ha estado gestándose desde la administración de Dean Barrow y finalmente se firmó la semana pasada. Sin embargo, ha habido objeciones al acuerdo, particularmente por parte del director ejecutivo de UNIBAM, Caleb Orozco. Según Orozco, el acuerdo llega en un momento en que la Constitución está siendo reformada por la Comisión Constitucional del Pueblo, y que posiblemente podría interferir con el proceso.

Caleb Orozco, Movimiento Unido de Defensa de Belice: “Este acuerdo que creó la comunidad de iglesias afirma que la dignidad humana reclama, que la naturaleza humana reclama, que los derechos humanos son un regalo del creador. No, no es. Los derechos humanos se basan, por ejemplo, en millones de personas que han perdido la vida a lo largo de los años con su sangre. Para Belice, se basa en la lucha colonial y en el movimiento nacional por la independencia. No estaba basado en el creador. Por eso, la idea de que puedan tergiversar la historia de los derechos humanos es motivo de preocupación. Por separado habla de bien esta es la función del gobierno y esta es la función de la iglesia. La idea de que puedan decir eso con tanta seriedad e ignorar el hecho de que el gobierno aún no ha cumplido su propia obligación constitucional de abordar la disparidad económica y social entre los ciudadanos me dice que el representante del Estado no aprecia la función de gobierno o al reconocer que el gobierno o en este caso el estado está ahí para proporcionar un contrato social con su gente y al no reconocer que hay un contrato social dentro del contexto de este acuerdo dice algo sobre la negligencia o la falta de conocimiento del propio representante o quien suscriba este acuerdo”.

El acuerdo fue firmado en nombre del gobierno por el ministro de Asuntos Religiosos, Henry Charles Usher, y por el senador del Consejo de las Iglesias, el obispo A. Moses Benguche.