Estereo Amor | Porque el Amor es Asi…

Madre de Belmopán dispara un arma autorizada en enfrentamiento con un ladrón

Nicole Quilter

Gilda Abadi, residente y madre de Belmopán, ha sido poseedora de armas con licencia durante los últimos diez años. En todo ese tiempo, ella nunca tuvo que disparar el arma; es decir, hasta este fin de semana cuando se encontró cara a cara con un ladrón agresivo. EA se reunió con Abadi cuando salía de la comisaría y nos concedió una entrevista sobre la terrible experiencia que ella y su hija enfrentaron el sábado por la noche después de salir del partido de fútbol.

Gilda Abadi, víctima de intento de robo: “Yo diría que esto es normal. Muy normal para nosotros caminar por la zona. Entonces mientras caminábamos nos encontramos con Homero, que es alguien muy conocido en Belmopán, nos lo encontramos en las calles, en las esquinas de las calles de Belmopán. Entonces no era alguien a quien le tenías miedo porque es alguien inofensivo. Entonces, mientras camino hacia arriba, alcanzando la iglesia, puedo ver la colina porque es una colina hacia el preescolar, alguien bajando pero estaba caminando en medio del sendero. Y luego le dije a mi hija: “Ven a mi derecha”. Dije: “Dale espacio para irse”. pero él se negó a ir a su lado así que se acercó a mi hija, muy cerca y agarró algo por detrás e hizo un movimiento y apuñaló a mi hija y mi hija simplemente fue con las manos en alto y dijo “¡Mamá!” Ahí fue cuando ya tenía mi arma de fuego de lado y la empujé de lado y no tenía una bala como dije. Y una de las cosas que tan pronto como la empujé vino corriendo después de que le grité tres veces “¡Retrocede! Apártate ! Retrocede” y retrocedí un poco y fue entonces cuando amartillé mi arma y disparé. No me dejó otra opción que simplemente hacer eso. Mientras estaba abajo, simplemente se levantó y corrió y en ese mismo momento tuve que consolar a mi hija con su zumbido en los oídos porque era muy fuerte y fue entonces cuando se fue. Entonces, mientras estábamos allí, hicimos una llamada telefónica a través del teléfono de mi hija al 9-1-1 y les di información sobre dónde estábamos y qué sucedió y no vinieron de inmediato. Esperamos entre diez y quince minutos y luego le dije a mi hija que se fuera porque vi al tipo salir corriendo por el parque, que es una zona muy oscura”.

Abadi, que es madre soltera, explicó que toda la terrible experiencia la ha hecho sentir vulnerable. También dice que su experiencia ha puesto de relieve la falta de seguridad ciudadana en Belmopán, añadiendo que los días de vigilancia vecinal y de cuidarse unos a otros quedaron atrás.

Gilda Abadi, víctima de intento de robo: “Me dijeron que el tipo era de la calle St. Sonte, lo que para mí no fue reconfortante. Me refiero a un chico que tal vez me había visto caminar muchas veces. No tengo idea de quién es la persona, lo cual es muy incómodo, especialmente para mí que vivo soltero con mis hijos y hago negocios en Belmopán. Y es alguien a quien la gente me conoce porque entreno béisbol para niños y mayores. Entonces para mí fue muy alarmante estar en una situación así. Nunca he tenido problemas con nadie y quiero decir, durante los años que vivo en Belmopán, nunca nadie me ha confrontado por intentar atacarme ni nada por el estilo. Es una experiencia que creo que no quieres tener. Soy una persona muy espiritual. Siempre me pongo en las manos de Dios antes de salir de casa y tener un arma de fuego es una gran responsabilidad no sólo para uno mismo sino para los demás y ha sido una de las situaciones más estremecedoras y aterradoras en las que la vida de mi hija estuvo amenazada y la de mí y Creo que no me siento seguro ahora que tengo que estar mirando por encima del hombro todo el tiempo. Y es la parte más triste porque Belmopán solía ser un lugar seguro. Corro a las cuatro de la mañana, ¿sabes? ¿Ahora me siento seguro haciendo eso? No. Y está muy cerca de casa. Hubo un tiempo en que solíamos tener estas reuniones vecinales. Ahora no escuché salir a ningún vecino y fue un fuerte disparo. No escuché a la seguridad salir del Ayuntamiento. Quiero decir, para mí fue como si estuviera atrapado ahí solo. Sabes que tuve que correr a casa hasta que la policía me atrapó”.

El comisario de policía Chester Williams habló hoy sobre este tema y dijo que el ladrón, Ronald Gibson, de 49 años, se encuentra en condición estable después de recibir un disparo en el abdomen. Gibson está bajo vigilancia policial y, una vez que le den el alta del hospital, será acusado penalmente y llevado ante los tribunales.