Estereo Amor | Porque el Amor es Asi…

El primer ministro John Briceño ha presentado el proyecto de presupuesto para el año fiscal 2024/2025.

Nicole Quilter

El primer ministro John Briceño ha presentado el proyecto de presupuesto para el año fiscal 2024/2025. La lectura del presupuesto se incluyó en la reunión de la Cámara de Representantes y analizó los hallazgos recientes del Informe del FMI, el acceso a subvenciones y préstamos, así como los impuestos. En su presentación de 80 minutos, el Primer Ministro Briceño habló sobre el desempeño económico del país y los ingresos y gastos proyectados. Según Briceño, en 2023 se observó la desaceleración de las economías a nivel mundial, particularmente, por los acontecimientos en Medio Oriente y la guerra en Ucrania.

Honorable. John Briceño, Primer Ministro de Belice: “Tomo la palabra para presentar a esta Cámara y a la nación un informe de desempeño de las finanzas públicas y la economía beliceña para el año fiscal 2023-2024 y presentar las propuestas de presupuesto nacional para el nuevo año fiscal desde el 1 de abril de 2024 hasta el 31 de marzo de 2025. Sin duda, 2023 fue un año excepcional para las finanzas públicas y para la economía. Y el principal examinador multilateral del mundo del FMI proyecta que el FMI está en el camino hacia una prosperidad constante, un pleno empleo prolongado, una inflación y una deuda pública más bajas y un dólar beliceño fuerte que apuntale ciclos presupuestarios sostenibles en el mediano plazo. Me atrevo a decir que no hay ningún precedente en los casi 43 años de historia del Belice independiente en el que se haya logrado tanto en tres cortos años. Durante 2023, el crecimiento económico mundial se desaceleró, pero se mantuvo resistente en medio de múltiples vientos en contra, incluida la guerra entre Rusia y Ucrania, el aumento del costo de vida, condiciones financieras más estrictas y fenómenos climáticos extremos. El FMI proyectó que las actividades económicas globales se desaceleraron al 3,0% en 2023 desde el 3,5% en 2022. Para 2024, el FMI espera que el crecimiento global se mantenga estable en el 3,1%. Se espera que la inflación mundial, una preocupación fundamental en estos años posteriores a la COVID, disminuya durante 2024 debido a la resolución de los problemas del lado de la oferta y a las políticas monetarias aún estrictas. Sin embargo, aún persiste la amenaza de nuevos aumentos de los precios de las materias primas, debido a las continuas tensiones geopolíticas y posibles shocks climáticos. Según el Banco de Desarrollo del Caribe, el crecimiento económico en la región del Caribe también se desaceleró en 2023, creciendo un 5,7% en comparación con el 10,3% en 2022. Esta cifra, un promedio para la región, está muy inflada por la tasa de crecimiento del 40% de Guyana, impulsada por por la bonanza petrolera de ese país. A pesar de la actual recuperación del turismo, la desaceleración regional se atribuyó principalmente a los efectos indirectos de un entorno externo más débil y al impacto de los desastres naturales. Las crecientes proyecciones para la región indican una aceleración al 7,6% en 2024, nuevamente en gran parte debido al crecimiento proyectado del 35% para Guyana”.

En relación con las subvenciones y los ingresos, el gobierno dice que prevé mil millones cuatrocientos treinta y ocho millones setecientos cincuenta y seis mil ochocientos setenta y seis dólares. Este monto supera lo aprobado por la Asamblea Nacional. Briceño presentó un desglose de esta cifra, atribuyendo a ingresos recurrentes 1.418 millones de dólares; ingresos de capital por 6,2 millones y subvenciones por un total de 14,1 millones de dólares. En el rubro de gastos, se proyecta para este ejercicio fiscal un total de mil 490 millones de dólares; mientras que se espera que los gastos recurrentes alcancen los 1.120 millones de dólares; gastos de capital por 378,2 millones de dólares y pagos de amortización por 126,8 millones de dólares. El primer ministro señaló que con todas estas cifras, se prevé que el país tenga un superávit de 75,3 millones de dólares. Para muchos, estos números no significan nada. Quizás el tema más preocupante es el costo de vida que abordó Briceño.

Honorable. John Briceño, Primer Ministro de Belice: “Ahora, señora Presidenta, permítame abordar directamente la cuestión del costo de vida. Una de las quejas que he escuchado con más frecuencia mientras visitaba a los beliceños es el aumento del costo de vida o la inflación. Como mencioné anteriormente, la proyección es que la inflación se estabilice y al menos no supere los aumentos de los salarios. El hecho ineludible es que el poder adquisitivo interno se ha visto erosionado por un aumento de los precios internacionales. Esta es una cuestión con la que el Gabinete ha tenido que lidiar constantemente. He escuchado la angustia de los beliceños sobre este tema y entiendo su frustración. El dólar simplemente no se está estirando como antes, pero esto no es culpa del gobierno. Un reciente análisis en profundidad encargado por el gobierno muestra que tres cuartas partes de los aumentos de precios que sufren los beliceños provienen de las importaciones. Por ejemplo, el gobierno no tiene control sobre el costo de la harina o los fertilizantes o un barril de petróleo o acero para la construcción. Tampoco tenemos control sobre el costo del envío de contenedores a Belice. Lo que hemos hecho para combatir la inflación es poner más dinero en los bolsillos de los trabajadores asalariados por horas. ¡Cuarenta y dos mil! 42,956 trabajadores han recibido un aumento salarial de $1.70 o 51% por hora al aumentar el salario mínimo a $5 por hora. Hemos aumentado la regulación del control de precios y hemos conseguido que los funcionarios públicos se aseguren de intentar mantener estos precios tanto como sea posible, pero ya estoy llegando a eso. Hemos restablecido los incrementos de funcionarios públicos y hemos tomado medidas enérgicas, como dijimos antes, Ministro de Agricultura, hemos tomado medidas enérgicas contra la especulación de precios por parte de comerciantes codiciosos. Por ejemplo, tan recientemente como el 28 de febrero, 35 empresas en San Pedro y Caye Caulker recibieron citaciones de la Unidad de Control de Suministros por violación de precios. Esta campaña continuará, al igual que nuestra campaña para comprar productos beliceños para hacer que este país sea más autosuficiente. El gabinete y yo continuaremos tomando todas las medidas posibles para controlar la erosión del poder adquisitivo del dólar de Belice”.

El presupuesto previsto para el próximo año fiscal muestra un total de ingresos y subvenciones de 1,51 mil millones de dólares. También proyecta que los ingresos para 2024/2025 serán de poco menos de uno coma cuatro mil millones de dólares, y que los gastos totales del año ascenderán a un punto seis o cuatro mil millones de dólares, y los salarios del servicio público representarán un enorme porcentaje de ese total. El Primer Ministro Briceño abrió esta parte de la lectura del presupuesto con el anuncio de que no se aplicarán nuevos impuestos en el nuevo presupuesto.

Honorable. John Briceño, Primer Ministro de Belice: “Alentado por estas crecientes expectativas, ahora esbozaré las estimaciones de ingresos y gastos para el nuevo año financiero 2024-2025. Permítanme subrayar desde el principio que, una vez más, como ha ocurrido con los tres últimos presupuestos nacionales, no hay nuevos impuestos en este presupuesto. El Ministerio de Finanzas proyecta ingresos y subvenciones totales de 1.510 millones de dólares, compuestos por 1.387 millones de dólares en ingresos fiscales, 95,29 millones de dólares en ingresos no tributarios, ingresos de capital de 6 millones de dólares y subvenciones de 30 millones de dólares. Los ingresos se componen de 791,6 millones de dólares recaudados de bienes y servicios, 365,4 millones de dólares recaudados de ingresos y ganancias, 223,5 millones de dólares recaudados de la contabilidad de transacciones y comercio internacional y 7,17 millones de dólares recaudados de la contabilidad de propiedades. En cuanto a los gastos, se propone un total de 1.604 millones de dólares. De esta suma, aproximadamente 1.100 millones de dólares serán gastos recurrentes que cubrirán salarios, pensiones, bienes y servicios, subsidios y transferencias, y costos de intereses del servicio de la deuda. Además de los costos recurrentes, durante el nuevo año fiscal están programados 430,7 millones de dólares para inversiones de capital, de los cuales unos 146,5 millones de dólares son fondos del llamado capital tres provenientes de los diversos préstamos y subvenciones ya aprobados. $130 millones es el monto proyectado para pagos de amortización, es decir, la devolución del principal y de los préstamos ya contratados. El superávit primario se proyecta en 30,6 millones de dólares, o el 0,46% del PIB, mientras que el déficit general se proyecta en 85,842 millones de dólares, o el 1,3% del PIB. Permítanme poner esto en perspectiva para que todos entendamos mejor el propósito de cada dólar que gasta el gobierno. 30 centavos de cada dólar serán para los salarios de los funcionarios públicos. 7 centavos de cada dólar para pensiones de funcionarios públicos. 18 centavos de cada dólar para costos operativos para el gobierno, como servicios públicos y transporte. 7 centavos para intereses sobre préstamos y los 27 centavos restantes para gastos de capital, que incluyen la financiación de todos los proyectos y programas emprendidos por el gobierno. En efecto, 73 centavos de cada dólar simplemente mantienen en funcionamiento la maquinaria de gobernanza, dejando 27 centavos de cada dólar para programas y proyectos. Ahora, cuando asumimos el cargo en 2020, el porcentaje del gasto total disponible para programas y proyectos era de 23 centavos por dólar gastado. Entonces, en sólo tres años, hemos logrado reducir los costos operativos del gobierno en más de un 5 por ciento, permitiendo que haya más dinero para financiar programas y proyectos que beneficiarán a la gente.